domingo, 5 de julio de 2015

OJALA TODOS SEAMOS ISLANDESES

A propósito de Grecia y todos los demás que vienen…

En el año 2008 cuando se produjo la crisis de Islandia, Halldór Gudmundsson escribió su libro “Todos somos Islandeses” tratando de enseñar que todas las economías estatales sufrían los mismos males que llevaron al colapso a Islandia.

La privatización, la desregulación del sistema financiero y bursátil que dejaba desarrollar a su amaño los intereses egoístas e inmediatístas del capital, tres grandes bancos con frenesí especulativo captando inversionistas ambiciosos, la utilización de la vivienda como recurso de inversión que construyó un boom inmobiliario, el exceso de endeudamiento publico y privado, el impulso desmedido al consumo incluso mediante deuda, la sobredimensión de los bancos con activos superiores al PIB del estado…

Todos ello común a las principales economías mundiales desde USA hasta las nuevas divas europeas como España e Irlanda sufrían de lo mismo y que no decir de los países latinoamericanos. Los males aquejados en Islandia eran comunes a todos.

Lo que pasaba era que dependiendo del “marrano” como decimos en nuestro pueblo, los “sabios” economistas ortodoxos planteaban sus remedios. Si el país era débil y estaba en desarrollo las medidas eran austeridad total, reforma pensional, control fiscal, control monetario… pero si el país era una potencia, así estuviese más enfermo que el otro pequeño, las medias impulsaban la expansión y acrecentaban el dinamismo económico incluso hasta con la emisión de moneda.

Lo cierto es que todos los estados se encontraban en situaciones similares a la Islandesa y a pesar que ninguno de los “científicos” económicos lo percibió la crisis llegó a todos, golpeando con mayor fuerza a los pequeños pero afectando gravemente a los grandes.

Entonces ante la crisis financiera global, los mismos “profesionales” que la habían creado, fueron nombrados como los médicos y obviamente lo primero que recomendaron fue salvar los bancos, invirtiéndose en poco tiempo abominables y descaradas cifras para salvar la fuente del sistema enfermizo.

Solo uno, el país en que todo se mostró primero, no siguió los lineamientos fundamentalistas de los ortodoxos economistas, solo Islandia gracias a su tamaño y a su fuerte sentido democrático local impidió que los gestores se salieran con la suya, impidiendo en varios referendos que los bancos se salvaran a toda costa y que se priorizará el pago de deuda a inversionistas extranjeros.

Islandia con su propia moneda, fue capaz de aguantar el terremoto internacional de los grandes emporios financieros, y a pesar de sufrir una devaluación, sus ventajas locales le ayudaron a sobrellevar el chaparrón. Su decisión fue potenciar sus productos y servicios estratégicos fortaleciendo su capacidad local plenamente identificada.

Además Islandia dejó que sus tres poderosos bancos se quebraran, no salió en su auxilio y como medida financiera inteligente, nacionalizó la banca. Es decir, le inyectó dinero al sistema financiero pero al hacerlo, se lo apropió para el pueblo, en un acto de justicia maravillosa.

Obviamente el modelo de salvación Islandés NO acogió la manida medida de austeridad salvaje que proponen nuestros “letrados” económicos. No ahogó a la población ni a las empresas con medidas de represión ilógicas que le imponen al empobrecido la misión de ser austero. ¿qué pobre no es ya de por si austero? … o mejor que rico es austero? … Obviamente se tomó la decisión de no pago inmediato a la deuda extranjera, no priorizar la recompensa de los especuladores y por el contrario negoció duramente con los externos dejándolos relegados a los lugares que les correspondían.

Otra medida maravillosa tuvo que ver con la justicia. Al ser una pequeña comunidad, los causantes del desastre no conservaron su anonimato ni pudieron excusarse en disculpas descaradas o en culpar al sistema mundial y a la situación internacional. La Justicia cayo sobre los políticos y banqueros que propiciaron el desastre económico y que llevaron al país a la ruina.

Es por eso que sueño con que todo el mundo se vuelva Islandés y que todos seamos Islandeses en el sentido de: 1) Reformar nuestros sistemas políticos y democráticos hacia pequeñas comunidades cercanas, homogéneas y hermanadas; 2) Identifiquemos nuestras verdaderas y ciertas riquezas y las defendamos e impulsemos con la fuerza de todos, con la participación los actores sociales.: empresarios, comunidades, políticos, jueces, científicos, maestros…; 3) Se trabaje la diferencia y nos alejemos de la homologación o la uniformalización, se impulsen los dialectos e idiomas locales, se construyan y defiendan monedas locales respaldadas en verdaderas fuentes de riqueza y no en intangibles o especulaciones, se trabajen las variedades vegetales y animales desarrolladas en nuestro entorno bajo las fuerzas de nuestros microclimas y especificidades…; 4) Que la banca una vez por todas salga de las manos privadas y se reasigne al pueblo, teniendo como función primordial impulsar las empresas y los emprendimientos benéficos para las comunidades y como valor fundamental la fraternidad, llegando a la banca ética y a la economía solidaria. 5) Que los políticos se dediquen a preservar la seguridad como bien supremo y no metan sus narices en bienes económicos ni en intereses lucrativos, que se redimensione el tamaño del Estado y la burocracia se disminuya a su mínima expresión.



en fin que todos seamos por fin Islandeses!!!

JCAL

lunes, 22 de junio de 2015

SINDROME CAFETERO... PETICIONES AL GOBIERNO

He escrito poco, porque lo que se avanza en el campo es nada; y por ende las publicaciones pasadas realizadas por mi, aún son pertinentes. No obstante estar clara mi posición sobre el café, en mi publicación del 26 de abril del año pasado: http://juancarlosarbelaezleon.blogspot.com/2014/04/politica-cafetera-de-nuevo-paro-agrario.html Creo que es oportuno pronunciarme sobre las recientes peticiones que le hace la Unidad Cafetera al Gobierno de Colombia:
1) aumento del precio interno del café;
2) la condonación de las deudas;
3) la vigencia de las instituciones cafeteras y
4) debida atención del Estado al problema de la broca.
pues estos cuatro puntos adolecen de un sindrome preocupante que exige una reflexión sobre cada una de ellas:

1) El Gobierno no puede subir los precios del cafe por decreto. El gobierno si puede hacer subsidios o pactar franjas de precios en los cuales puede intervenir en el mercado, pero todo ello es inocuo. Los precios de los productos se lograrán subir en el mercado interno y en el internacional, de verdad, cuando pasemos a darle valor agregado al café de nuestras fincas, considerandolas una empresa. El café es como el vino. ¿Que sería de los franceses o españoles antes y de los Chilenos o Californianos si hubiesen exportado sus uvas a Inglaterra y hubiesen dejado que empresas industriales y comerciales se apoderaran de la materia prima y la transformaran a su amaño? ... Nosotros seguimos en un esquema del negocio cafetero colonial y pretendemos no estar jodidos.

Es hora de impulsar decididamente el desarrollo del valor agregado, promover las marcas individuales o de territorio articulando a pequeños productores de veredas o subregiones, potencializando las diferencias de sabor que se dan por los microclimas, variedades y formas de explotación.

No se trata de pedirle más protección al Estado, se trata por el contrario de solicitarle a este "ente", que no intervenga más, que libere al mercado del café de las decisiones burocráticas, para permitir que empresas cafeteras pequeñas y medianas avancen y se desarrollen a partir de la diferenciación por calidad y/o por características especiales. El Estado debe exonerar de impuestos y trabas a las empresas cafeteras, facilitando su creación y desarrollo.

2) El Gobierno no puede condonar deudas año a año, puede en determinadas situaciones coyunturales, facilitar la refinanciación, pero no puede seguir propiciando un circulo vicioso: al estimular el endeudamiento de los campesinos y los productores para adquirir los mismos bienes y servicios que los tienen quebrados hoy.

Pueden reestructurar lo que quieran e incluso perdonar, pero al cabo de un poco tiempo la situación financiera volverá a lo mismo, es decir a ser insostenible.

Antes de pensar en condonaciones o reestructuraciones, se debe pensar desde el Gobierno en caminos y carreteras veredales de primer nivel, en bajar los impuestos y el valor de la gasolina para los productores agrícolas. Situaciones estas que si controla el "ente" y que con dichas medidas además de la seguridad, si provocará soluciones estructurales.

3) La vigencia de instituciones cafeteras que tienen quebrado al sector y que sirvieron para gastarse las bonanzas pasada, se acerca al sindrome de Estocolmo, mediante el cual el secuestrado llega al absurdo de amar a su secuestrador.

Las instituciones deben renovarse para favorecer verdaderamente al productor y al empresario, desburocratizarse y liberar el mercado del valor agregado. No pueden existir todavía señores con prerrogativas especiales sobre la comercialización. Esa prerrogativa es del productor y del empresario del café.

No solo democratizar los comités, sino redefinirlos, antes que perpetuarlos, debería ser la consigna.

4) La debida atención del Estado al problema de la broca, es impulsar la producción orgánica o biológica; prohibir el veneno que aplican a diestra y siniestra a diario en las montañas colombianas, el cual tiene con broca al 72% de los cultivos y llevará a que el 100% caiga bajo su plaga.

Se ha llevado la situación a tal descompensación biológica, que la broca hoy es una plaga incontrolable. No solo se envenenan los insectos benéficos, sino también las aguas y a toda la rica y bella fauna de las zonas cafeteras.

Con agricultura orgánica y control biológico, se recuperaría el equilibrio biodiverso y se controlarían los insectos, desde la inteligencia y la armonía, en vez de la destrucción y la muerte. Resulta paradójico que se prohiban riegos tóxicos en unas actividades y se toleren otros, incluso de mayor capacidad venenosa, para tratar de sostener lo insostenible en un alimento.

Señores del Gobierno escuchen a los campesinos y productores, pero no les hagan caso a sus peticiones!!! Analicen la grave situación y provoquen cambios estructurales que realmente nos lleven a recuperar la riqueza cafetera en nuestras montañas.

Saludos Fraternos a todos mis amigos cafeteros.

JUAN CARLOS ARBELAEZ LEON

miércoles, 10 de diciembre de 2014

LA CARCEL, MEDIDA ANACRONICA E INHUMANA... Y EN COLOMBIA MÁS

El Pandemononium o la capital del infierno está más cerca de lo que creemos... y si es en Colombia está aquí al lado.

Aún en pleno siglo XXI la humanidad no ha podido encontrar una sanción penal diferente a la carcel, la cual en la antiguedad era considerada tan inhumana que solo era un lugar de paso, por eso "la cárcel debe ser tenida para custodiar a los hombres, no para castigarlos" Ulpiano...
Y decimos que hemos avanzado.

La carcel, la medida que los Jueces le aplican a las personas es por naturaleza y escencia injusta e inhumana, ellos (los Jueces) como acto soberano de justicia deberían desobedecer la ley penal y no volver a aplicarla, salvo para casos especiales de defensa de la comunidad que exijan aislamiento temporal mientras se le determina la medida a aplicar.

Dentro de cada uno de nosotros se agita la fuerza del dragón que pretende hundirnos; ella nos pretende succionar hacia el descenso. La lucha de por si dificil, en la carcel está perdida. Ella es el lugar favorito del mal, alli la humanidad es botada a la basura y el espiritu humano es rebajado al averno más bajo, confinandolo a un inaccesible precipicio moral. El delincuente, el humano que falló, se recarga del mal, del atraso; las fuerzas aniquiladoras del Yo espiritual florecen.

El Angel luminoso, el cual está en todos, es extraditado y su misión cosmica embolatada por el cruel carcelero. Triunfa el Dragon, una y otra vez. Allí, en la carcel, con la complicidad y la ignorancia de todos. La luz no penetra semejante tumba espiritual y solo la esperanza remota, acompaña al ser humano sometido, agradeciendole éste, a Pandora, su reacción de cerrar la caja rapidamente... solo le queda un poco de eso. La misión cosmica es castrada, cegada su luz, absorbida en la oscuridad más recalcitrante. La libre resolución, no es controvertida y analizada. En semejante lugar, la conciencia es rebajada a limites insospechados por nuestra arqueología.

Desde ese lugar escribe un ser humano, en una hojita de papel periódico, la cual me fue entregada por una mujer, a la que le vi su dolor sin mucho esfuerzo, con seguridad el mutilado era su hermano, ella me entregó el papel con revancha y esperanza, como parte del coctel contradictorio que es nuestra sociedad. A ella y a él les digo, que me llegó, y pretendo que llegue a más a través de este humilde Blog, confiando, yo con ellos, en el comienzo de una reflexión que supere las propuestas "novedosas" de nuestros "lideres", de hacer nuevas carceles como solución penitenciaria estructural.

Él nos dice:

"Sea este un buen momento para saludarlos, hoy desde otra dimensión y dentro de la misma ciudad, un nuevo estado, me encuentro detenido en el tiempo y en el espacio mientras afuera de la cárcel la vida sigue corriendo, detenido, suspendido, no cambio, pero si empeoro tanto de salud como de pensamiento., aquí adentro me deterioro física como moralmente, me vuelvo inútil. En el plano comparativo es como si los que estuvieran en la ciudad hicieran parte de un almacén de prendas finas e impecables y a las prendas que por cualquier circunstancia se ensucian, las colocan en unos baldes deteriorados, mal olientes y olvidados.
Lo ideal sería que a esas piezas sucias las pusieran en remojo, les dieran varias juagadas y estregadas hasta que estuvieran en condiciones de secado y planchado para poder ir nuevamente al almacén a ser exhibidas con orgullo frente a las demás prendas.
Que tristeza tan grande ver que pasan los días, meses y años y seguimos siendo los mismos trapos sucios tirados y relegados en el mismo balde mal oliente del rincón, compartiendo manchas, mugre, hongos, malos olores, necesidades básicas sanitarias y de salud, viendo como se deshilachan nuestras texturas, es desconsolador ver como se incrementan penas y delitos y no se hace nada por el ser humano equivocado y en desgracia como son los detenidos, sindicados y condenados de las diferentes cárceles, estaciones de policía y calabozos de nuestra ciudad.
Nuestras familias purgan unas penas similares o iguales, la esposa es despedida de su empleo al saber que su marido es un delincuente, el casero les hace desocupar su vivienda, y todos los hombre que se cruzan en el camino con nuestras esposas las ven como viudas u objetos sexuales discriminándolas por tener un esposo en la cárcel, nuestros hijos sufren también su propio infierno al interior de las escuelas la burla y la humillación por tener su padre o madre en un centro carcelario.
A todas nuestras familias les toca la penosa y humillación de semana tras semana de venir a visitarnos y conocer de primera mano las condiciones de hacinamiento, insalubridad y profunda indignación en la que cohabitamos todos los detenidos y condenados al interior de estos centros carcelarios.
Con la familia se vive una condena compartida de dolores, penurias y necesidades, mientras tanto vemos a los senadores inventando leyes, y reformas al sistema penitenciario al vaivén de la opinión publica, buscando de manera mezquina no la justicia sino el protagonismo detrás de un voto a cambio de lo que sea, incluso menospreciando la constitución de nuestro país, encarcelando almas a través de falsos positivos y condenando personas por el más mínimo error.
Nosotros como delincuentes, reconocemos y estamos dispuestos a pagar nuestros errores pero en condiciones justas, y eso significa recibir formación que nos lleve a una resocialización que nos proponga no repetir ni volver a caer en la ilegalidad, pero si pedimos y deseamos de corazón que la ley y la justicia se vuelvan a encontrar, que las cárceles nos resocialicen, que las leyes como la 1453 sean revisada en su inconveniencia, la ley más fascista y desfasada que hay que nos miren como hombre que merecemos una oportunidad de encajar nuevamente en una sociedad a la que defraudamos y ahora nos estigmatiza por ser reos, queremos que este país vea que somos parte obligada de un futuro, con el apoyo de todos sería un futuro más prometedor a que solo se nos mire con desprecio y exclusión.
Ustedes tienen las herramientas para que los medios, los legisladores, y el pueblo nos escuchen y entiendan el sentir de los reclusos que sueñan con un futuro posible."


Es hora pues de repensar la sanción penal. La cárcel, solo se debe aplicar por necesaria defensa de la sociedad en casos excepcionales.
¿pena de muerte física en vez de tortura moral perpetua o por largos años? ... tal vez en algunos pocos casos... Escasos estos también, como en los que se tendría que aplicar la cárcel. La pena de muerte y la cárcel deberían de ser excepcionales en vez de ser reglas comunes.
No se quiere con este escrito, ni mucho menos, la abolición de la sanción penal, ni la impunidad, simplemente se propone la abolición de la cárcel como medida punitiva para la generalidad de los humanos que cometieron errores considerados delitos por la colectividad. La cárcel, solo como un paso previo a la verdadera pena. Para muchos actos delictuales el trabajo comunitario, forzado en un comienzo, pero acompañado de educación y formación ejemplarizante, con seguridad será mucho más eficaz. Las medidas nos obligan alto ingenio... por eso me son tan seductoras.

sábado, 26 de abril de 2014

POLITICA CAFETERA... DESACIERTOS, PECADOS Y NEGOCIADOS

Dada la sequía de propuestas sobre el desarrollo agrícola, no había vuelto a escribir nada en mi Blog, pues mi último artículo tenía una pertinencia y urgencia total. Sin embargo la inminencia de una nuevo paro y un email enviado por un primo, me pican de nuevo el teclado y me hacen escribir más sobre el Agro y particularmente sobre el Café exponiendo soluciones prácticas a tan penosa situación.

El café en Colombia es la fiel muestra de como no se deben hacer las cosas en el mercado.

Con el café se han socializado las utilidades y privatizado las perdidas. Los cafeteros anteriormente ricos, dueños de la Flota Mercante Gran Colombia, Bancafé, Concasa, Supermercados El Cafetero, etc... ahora se encuentran mendigando PIC o AGCs. Los subsidios añorados por los agricultores, son paliativos costosos para el Estado y que se prestan para componendas y corrupción en un país politiquero y mermeladero como el nuestro. Más que subsidios considero más efectivos los seguros cafeteros que cubran riesgos climáticos, fitosanitarios, de producción y bajas de precios por especulación bursátil o por acciones de las transnacionales de los alimentos. Los subsidios en un país como el nuestro solo pueden ser coyunturales respecto a problemas del mercado que lleguen artificiosamente a hacer bajar el precio.

Los alivios de deudas deben ser para situaciones extraordinarias generalizadas. Aliviar las deudas de morosos es premiar a los que por alguna razón incumplieron y desfavorecer a quienes hicieron el esfuerzo de pagar, incluso adquiriendo otros créditos. Existe una institución jurídica en el derecho comercial que permite solucionar problemas de los negocios en el tiempo, que se denomina Teoría de la Imprevisión. Es mejor adaptar esta institución a las situaciones agrícolas y en especial a las cafeteras para permitirle salidas dignas a los deudores con las instituciones bancarias, otorgándoles el derecho a los deudores financieros a reestructurar sus deudas en plazos, tiempos y periodos de gracia cuando se presenten situaciones calamitosas exógenas en las que no tenga que ver la actividad del agricultor como tal. Debe ser un derecho del empresario cafetero no una dádiva del político.

Existe también en nuestro derecho lo que se conoce como tasa de interés civil (muchisimo más baja que la comercial o financiera). Dicha tasa no solo es apta para los cafeteros sino para todos los agricultores e inclusive para todos los microempresarios y emprendedores. Nuestro país sometido al poder de grupos económicos dueños de la Banca, se encuentra abusado por sus exorbitantes márgenes y por su posición dominante, violado diariamente con tasas comerciales de usura. Los créditos más costosos en nuestro país, son los de los microempresarios, lo cual es una abominación. La regulación a la Banca es un tema a tratar como política gubernamental, pero como no es lo que nos ocupa, retomemos a nuestro asunto: Debe el Estado a través de sus instituciones financieras (Banco Agrario) marcar la pauta en tasas de crédito especiales para agricultores, microempresarios y emprendedores. La cuantía debe ser la tasa de interés civil, sin requisitos de experiencia crediticia, sin tener en cuenta reportes negativos pasados, ni requerir un suficiente respaldo patrimonial. Se deben en estas modalidades de crédito especial, tener en cuenta la idea misma, su viabilidad y la estructuración factible del negocio a futuro, más que los hechos del pasado o el respaldo patrimonial. Sin dinero que dinamice a los débiles, no habrá real democracia en nuestro país, ni desarrollo del campo, ni de las MIPYMES, simplemente se seguirá consolidando el poder económico de la élite, aquella que han defendido y para la que han gobernado todos los presidentes Colombianos del pasado.

Algunos han propuesto el control de precios de los fertilizantes e insumos. La única forma de lograr este objetivo o promesa, es para los cafeteros que se pasen a la agricultura ecológica u orgánica. Los de la agricultura convencional que están sometidos a los insumos del los derivados del petróleo, manejados especulativamente por los “inversionistas” extranjeros; ellos tendrán que seguir pagando el 100% y más. La situación mundial del petróleo, su escasez, su volatilidad de precios dada la ubicación de las principales fuentes, la calidad monopólica de las empresas extractoras y comercializadoras mundiales, no dejan más que esperar. Eso sin contar que se está llegando al pico de la producción del petróleo. Todo ello, más los negociados aberrantes y especulativos de los mercados bursátiles, convierten a esta promesa en solo eso… una promesa gubernamental o electoral. El Presidente y menos el Ministro de Agricultura de Colombia no tiene poder alguno sobre semejantes monstruos postmodernos.

Llover sobre mojado eso son las timidas propuestas del presidente candidato y de los demás candidatos a la presidencia. Resulta extraño que cuando se es candidato y presidente candidato, se piense diferente a cuando se es Ministro de Hacienda, los cuales se dedican a promover impuestos a diestra y siniestra y ser la encarnación del odioso recaudador medieval, cuando no a frustrar ideas de los pacatos Ministros de Agricultura. Los impuestos son una institución anacrónica del estado Moderno, herencia nefasta del pasado. Los impuestos del futuro civilizado y humanista (el cual espero no tarde mucho) se deben aplicar principalmente a los movimientos financieros y bursátiles nacionales e internacionales, nunca a las empresas que generan riqueza, empleo, bienestar, desarrollo social. Eso si, siempre y cuando dichas empresas no produzcan efectos dañinos en el medio ambiente. Si no cumplen con todas las anteriores condiciones, se les irá aplicando porcentajes de impuestos de acuerdo a su incumplimiento y a la consecuencia de su daño. Esto si sería algo novedoso que revolucionaría al sector productivo y al sector real de la economía, dentro del cual se encuentran los cafeteros… además de solventar la deuda social deficitaria. Así las cosas, los cafeteros ecológicos u orgánicos estarían libres de cualquier carga tributaria, los demás, solo en la medida de su incumplimiento a las condiciones de exoneración.

Sin lugar a dudas el Gremio cafetero ejemplo de asociatividad en el pasado, debe ser rediseñado y acoplado a las necesidades actuales. Pero antes de hacer eso debe enjuiciarse fiscalmente a quienes dilapidaron sus riquezas, a quienes vivieron parasitariamente de sus mieles en las múltiples bonanzas y en los abundantes tiempos de oro, a quienes con su incompetencia le hicieron perder mercado al café respecto al té y a quienes se adueñaron de un bien publico como la marca Juan Valdez y la explotan para beneficio privado. A todos ellos se les debe llamar a cuentas.

La comercialización del café sin valor agregado, es un camino directo al abismo, el mismo que hoy se padece. Siempre he comparado al café con el vino. Su sabor y calidad depende de las condiciones especiales que lo acompañen: el suelo, el clima, el trato y la inteligencia que le aplique el labriego, el agricultor y el transformador, obviamente como las cosas mágicas también depende también del azar y algo más. ¿Que sería de la industria del vino si los Italianos, Franceses y Españoles antes, y los Chilenos, Californianos y Australianos hoy, se hubiesen dedicado a vender las uvas a granel como comodities a especuladores, transnacionales o comerciantes ingleses? … ¿Que sería de sus campiñas? ¿Que serían de sus viñedos? ¿Que serían de sus agricultores? ¿Qué sería de sus regiones?... Los empresarios y las empresas de vino son un ejemplo vivo para los cafeteros de Colombia. Las empresas cafeteras podrían ser tan o más frondosas y rentables que las de vino, si el valor agregado, el emprendimiento y la sana lógica de no enajenar la materia prima, hubiera sino la que imperara en la política cafetera de la Colombia del siglo pasado. Pero nuestros “padres de la patria” la mayoría burócratas de la Federación de Cafeteros en forma directa o indirecta, se dedicaron a vender nuestra riqueza en costales de fique de acuerdo a un pacto internacional con beneficios altamente dudosos; o se dedicaron a reducir la oferta como estrategia para hacer subir los precios cuando se salieron del pacto del café, entregándole el mercado de las bebidas especiales en bandeja de oro al té, el cual hoy ya le lleva amplia ventaja en valor agregado; o se dedicaron a vegetar más que los cafetos y a pasar el tiempo adormilados esperando una nevada en Brasil, eso cuando no se les ocurrían ideas “brillantes” y otras estrategias desastrosas que tienen a la industria cafetera en la pobreza actual.

La asistencia técnica dada en el pasado por los empleados de la Federación y los investigadores agrícolas; sin duda dieron sus frutos en las zonas rurales, le prestaron servicios sociales a los campesinos y a los agricultores. Esa etapa ya tiene grandes logros, se debe mejorar, pero sin abandonar su esencia del pasado. Eso si, debe tener desde adentro, un sacudón tecnológico grande, sobre todo recuperando variedades como la Pajarito, la cual nos hizo ganar el primer puesto como el Café más suave del Mundo!!! y hoy es tan escasa como un cafetero rico. Además, y principalmente, en forma urgente deben nuestros técnicos abrir la mente hacia el Café Ecológico u Orgánico, lo cual nos complementaría la competitividad ganada y armonizaría con la pujante industria del Turismo y con nuestra gran biodiversidad. Con Café Ecológico Colombiano evitaríamos que países sin tradición cafetera, como lo es por ejemplo México, nos superen, teniendo hoy en día una mayor producción de Café Ecológico a la de nosotros. Los técnicos que vienen con el paquete de insumos químicos impreso en su “disco duro” deben ser reemplazados o deben renovarse ellos mismos hacia la nueva realidad del mercado mundial. Es necesario advertir, eso si, que lo ecológico no se puede convertir en otro negociado más que engorde la burocracia y adelgace al productor. Por otro lado la asistencia técnica de hoy se requiere redireccionar hacia el valor agregado, hacia la producción de café transformado, listo para que el consumidor lo disfrute. Se debe acompañar al productor no solo en la producción agrícola sino también en la necesaria transformación, para alcanzar una identidad e individualización de cada finca, lo cual permitirá multiplicar por cientos o miles las ricas variedades que ya tenemos. Con una asistencia agroecológica y agrícola-empresarial recobraría fuerza la Federación y sus pecados del pasado quedaría expiados.

Atentamente;

JUAN CARLOS ARBELAEZ LEON

jueves, 14 de noviembre de 2013

PROGRAMA PARA EL DESARROLLO DE LA AGRICULTURA EN COLOMBIA

El paro agrario fue una manifestación poderosa de indignación que le advierte a la Nación la importancia de la ruralidad y el sector agropecuario y le hace un requerimiento a los dirigentes y a la sociedad entera a fijar su atención por fin en el campo colombiano.

A meses de la gran revuelta no se observan decisiones gubernamentales adecuadas y está próxima una nueva y más fuerte reclamación que no tendrá ganadores.

Tenemos que hacer un adecuado diagnostico de la situación para poder tomar las mejores medidas. Así las cosas, las principales causas generales e internacionales de la actual crisis del agro son las siguientes:

1) Los negocios de financieros y bursátiles han convertido a los alimentos en comodities especulativos mediante los cuales los inversionistas obtienen grandes ganancias irracionales por ser alejadas del sector real.
2) Diez (10) grandes corporaciones controlan el 90% de los alimentos en el mundo y tres (3) controlan las semillas y los insumos agrícolas, atreviéndose incluso a modificar los genes de las plantas en forma absurda creando a los llamados transgénicos, llegando incluso a patentar bienes de la naturaleza y a coartar la libertad de comercio de las semillas.
3) El petróleo está llegando al punto de ineficiencia extractiva por la dificultad de acceso a sus pozos y el elevado costo de la actividad minera, lo cual unido a las guerras y controversias bélicas mundiales en las zonas petroleras, hace que exista una fuerte presión alcista en el precio del petróleo, redundando todo esto en incremento de fletes y en el precio de todos los insumos agrícolas derivados del petróleo (fertilizantes nitrogenados, empaques plásticos, invernaderos, mangueras para riego, etc.).
4) El cambio climático ha reducido significativamente la producción agroindustrial de alimentos en zonas que históricamente se consideraban los graneros de la humanidad.
5) Más de la mitad de los alimentos que se producen industrialmente se dirigen a alimentar animales bajo esquemas de producción antiéticos, inhumanos e inviables en materia económica y ambiental.
6) La utilización de plantas como biocombustibles ha generado una enorme demanda sobre varios productos agrícolas. El maíz, los aceites vegetales como soya, canola y girasol; han provocado un incremento en el precio de los concentrados o alimentos balanceados para animales; lo cual, a su vez, encarece la producción de proteína animal (leche, carne de res, pollo y cerdo). Para completar con los biocombustibles se encarecen alimentos humanos, dado que su demanda se rige por la creciente necesidad de combustibles. En un mundo con hambre en el cual un importante grupo de la humanidad se muere de inanición, es totalmente irracional utilizar alimentos como insumos para vehículos, maquinaria y equipos.

Además de las anteriores causas generales internacionales, existen una particulares de nuestra Colombia, que afectan aún más el agro local; ellas son:

1) Los capitales golondrina ingresan al país como Pedro por su casa, los cuales unidos a una inversión sin control en lo esencial nos lleva a la revaluación de nuestro peso, afectando directamente el sector productivo e industrial colombiano.
2) La Locomotora Minera con su visión miope extractivista hace descarrillar a la Locomotora Agrícola. Todo por cuenta de: a) la crisis mundial que hizo que el precio del oro y los minerales subieran de precio en forma considerable al ser las únicas “inversiones” realmente seguras lo cual ha llevado a un frenesí mundial nuevamente por los metales preciosos; b) La llamada confianza inversionista que flexibilizó la normatividad y las condiciones para la inversión de las empresas foráneas y los inversionistas extranjeros. c) La existencia de nuevas necesidades tecnológicas y nuevos minerales que habían permanecidos ocultos en nuestra tierra hasta hoy. d) La incursión de los criminales en el negocio minero aprovechándose de la geografía y la política de abandono y descuido de los territorios rurales.
3) La novedosa forma de calcular el precio de los combustibles en Colombia, llena de cargas impositivas y de variables incomprensibles, que hacen que nuestra gasolina y ACPM sean unos de los más costosos del mundo, no obstante nuestra producción nacional de Petróleo que ya llega la millón de barriles.
4) El abandono a la ruralidad desde tiempos inmemoriales, haciendo que en la mayoría del territorio rural colombiano no llegue el Estado ni el Derecho.
5) Los TLCs con USA y Europa en lo que tiene que ver con el agro. Estos sectores que carecían de lobistas (“lobbyist”) y de verdaderos representantes en las mesas “de al lado” y en las mesas de negociación de los tratados, fueron sacrificados. Su sacrificio es la muerte de la Patria.
6) El conflicto armado, las bandas criminares y en general la violencia arraigada en nuestra ruralidad llevada de la mano del negocio del narcotráfico.

Ante este campo desolado, muchas voces de prestigiosos sabios colombianos y connotados economistas, consideran que la salida a la crisis es impulsar modelos Carimagua o de grandes Fazendas de propiedad de poderosos nacionales e internacionales con miras a generar empleo en las zonas rurales y recuperar así la productividad y competividad perdida.

El hecho de sus titulos no me limita a controvertirlos y desautorizarlos. Estas propuestas muy populares en ciertos sectores, son absolutamente pobres y miopes, al comprometer nuestra real competitividad basada en la biodiversidad tropical y climática, al afectar la seguridad alimentaria del país y al seguirle el juego al esquema de grandes corporaciones y empresas con sus intereses egoístas muy lejanos a los reales intereses del campesinado, la nación y los consumidores.

ESTRATEGIA MACRO:

En mi concepto; un país como Colombia con su biodiversidad, su situación geográfica, sus múltiples pisos térmicos, su alta ruralidad y su multiplicidad de minifundios; requiere de la implantación agresiva del concepto de agricultura y ganadería ecológicas.

Toda nuestra legislación debe orientarse a proteger la producción ecológica, orgánica o biológica, proteger a sus campesinos, indígenas, afrodescendientes y pequeños y medianos productores. La agricultura ecológica requiere en primer lugar de un ambiente legal que no la coarte ni la limite, ni la someta a los intereses de las transnacionales, ni la absorba los criterios consumistas o netamente financieros. Se debe reformar el artículo 306 del Código Penal, debe reformarse o derogarse la Resolución 970 del ICA, debe desarrollarse una reglamentación adecuada de la ley 165 de 1994 para limitar el uso de transgenicos en Colombia, debe propiciarse el etiquetado de alimentos importados que usen Transgenicos u Organismos Genéticamente Modificados.

Así mismo los escasos recursos públicos deben dirigirse a apoyar la base rural que antaño fue ecológica y que a mediados del siglo pasado sufrió un fuerte lavado de cerebro y cambio de modelo que colabora fuertemente para tenerla postrada hoy.

La salida es la agricultura ecológica, … PORQUE? Veamos esto de acuerdo con los problemas generales analizados:

1) Los alimentos ecológicos no son comodities, ni lo podrán ser nunca. Los alimentos ecológicos son particulares, no estandarizados, especiales y prioritariamente locales. Esas características fundamentales los hacen inmunes a la tendencia postmoderna de monetizar todo y de construir castillos financieros sin sustento o base en la economía real.
2) La agricultura ecológica es de las MIPYMES. Los productos ecológicos y las grandes compañías son como agua y aceite, no obstante el deseo de las grandes corporaciones de lucrarse y apoderarse de los alimentos sanos ecológicos, estos son inmunes a sus intereses debido a varios factores: a) las grandes empresas no incursionan alli o por lo menos se les hace más difícil, dado que no pueden manejar grandes volúmenes estandarizados; b) Lo ecológico no es masivo, lo ecológico es individual y personalizado por naturaleza; c) Lo ecológico riñe con los monocultivos; d) lo ecológico promueve la diversidad y el incremento de variedades controvirtiendo la uniformación que pretenden las grandes corporaciones.
3) La agricultura ecológica no depende del petróleo, es más, puede ser ajena a éste. En primer lugar es cercana y por ende requiere de menor gasto de transporte, es netamente local y las distancias de proveedores y consumidores no sobrepasan los 100 kilómetros. En segundo lugar no depende de los insumos derivados del petróleo, ella crea sus propios insumos siendo una finca como un organismo vivo autosuficiente. Y cuando los insumos deben ser externos, son baratos, cercanos y comunes. Esta situación es neurálgica respecto a la crisis agropecuaria, pues vuelve ajena a la agricultura ecológica de las funestas variables económica exógenas, haciendo realmente libre al campesino y al productor ecológico. En agricultura ecológica u orgánica, no se trabaja para las casas productoras ni para los intermediarios de fertilizantes nitrogenados, ni se empacan los productos en plástico, ni se trabajan explotaciones artificiales intensivas. En la agricultura ecológica se trabaja con los fertilizantes que produce la propia finca, pues la empresa agro-ecológica es un organismo vivo que se retroalimenta con compost producido con residuos vegetales y animales del propio predio rural.
4) La agricultura ecológica se adapta a su entorno, no presiona a la naturaleza, sino que trabaja con ella, se recrea con ella y se retroalimenta de ella. La agricultura ecológica no ayuda al calentamiento global sino que lo aminora, con lo cual no solo se vuelve alternativa sino remedio.
5) Los animales de una finca o granja ecológica nutren y complementan la actividad agrícola. Además los animales son criados con amor, respeto en libertad; no se les inoculan hormonas ni se tienen que usar antibióticos. ni venenos químicos, lo cual los hace más sanos para beneficio de la finca y de los consumidores. Programas ganaderos bajo el esquema silvopastoril no producen calentamiento global, por el contrario contribuyen al bienestar humano y de la naturaleza.
6) No existen ni pueden llegar a existir cultivos ecológicos de alimentos que se vuelvan combustibles, aunque si se puede dar el aprovechamiento de residuos o de productos no alimenticios nativos que provean energías alternativas. La agricultura ecológica no es compatible con el modelo de monocultivo para biodiesel y mucho menos propone el trabajo de biocombustible con plantas para la alimentación humana. El modelo ecológico propone la energía solar y un auto abastecimiento de biodiesel.

Para completar este análisis no podemos olvidar que una de las razones por la que el precursor de la agricultura ecológica, Rudolf Steiner, llegó a ella, fue la creciente necesidad del hombre moderno de alimentarse bien, de alimentarse para permitir que la coherencia en el pensar, sentir y actuar sea una constante humana; que el alimentarse sea para alcanzar fines elevados y no simplemente materiales. Los alimentos ecológicos contribuyen al bienestar anímico, físico y espiritual de los ciudadanos del mundo.

Y que hay respecto a los problemas particulares esbozados, necesitamos paralelamente al apoyo legislativo y financiero expresado de las siguientes medidas:

1) Diseñar barreras e impuestos especiales para el ingreso de divisas al país. Los inversiones extranjeras deben tener limitantes, impidiendo el ingreso especulativo de divisas. La confianza inversionista no puede convertirse en alcahuetería con el inversionista extranjero, se deben revisar las normas que en periodos anteriores facilitaron la laxitud respecto a la inversión extranjera. Además el Banco de la República debe diseñar estrategias macroeconómicas para evitar la revaluación destructiva del sector productivo.
2) Elevar al rango constitucional los derechos de la Naturaleza. La biodiversidad, el agua, los bosques y la agricultura deben primar sobre los intereses mineros extractivistas y destructores del medio ambiente. Reformar el código Minero y su legislación vigente, la cual todavía se ampara en los principios y fundamentos del Código de Minas que el Estado Soberano de Antioquia adoptó en 1867.
3) Reducir el precio de la gasolina en por lo menos $3.000 por galón, modificar la formula. Muchas de nuestras ineficiencias económicas actuales provienen del alto costo de los combustibles.
4) Impulsar y dinamizar la acción del Estado y el Derecho en todos los rincones de la Patria. Legislar por fin hacia la descentralización proclamada por la Constitución. Pavimentar todas las vías intermunicipales del país, antes que las autopistas; mejorar todas las vías terciarias y los caminos veredales. Fortalecer con recursos y personal de primer nivel: la Justicia municipal, las escuelas rurales y municipales y los centros de salud y hospitales municipales y veredales; dotandolos a todos de la ultima tecnologia y articulandolos a los Grandes Centros a través del internet. Aplicar y dinamizar los Incentivos de Capitalización Rural (ICR) para pequeños y medianos productores que implemente la agricultura ecológica asi como para quienes conserven bosques y quebradas.
5) Renegociar los TLCs con USA y Europa en lo que tiene que ver con el agro. Junto a renegociación agrícola en los TLCs, también se debe impedir la propiedad intelectual e industrial para los productos de la naturaleza, dejar sin validez las patentes de productos agrarios desobedeciendo los intereses mezquinos de grandes corporaciones, derogar la Resolución 970 del ICA, proteger la UAF, impedir la siembra de transgénicos en Colombia, y en general excluir a la agricultura ecológica, orgánica, biológica o biodinámica, a la permacultura y a la ganadería ecológica de las implicaciones de la UPOV 91.
6) Fortalecer la justicia y el orden en la ruralidad, combatiendo los intereses delincuenciales en las localidades y haciendo que la seguridad reine en todo los confines de la Patria.

Estas medidas facilitarán el crecimiento y el fortalecimiento de la agricultura ecológica en Colombia, pero entendiendo lo complejas y difíciles de algunas, debemos emprender el camino en la agricultura ecológica, así ninguna de ellas este vigente. Lo más seguro es que los resultados privados alcanzados provocarán los cambios particulares soñados.

ESTRATEGIA MICRO:

Que hacer desde el dia a dia y desde la actividad particular para alcanzar el objetivo fundamental de fortalecer la agricultura ecológica en Colombia?

Debemos en primer lugar recuperar la esencia de las relaciones económicas, las cuales son personales y humanas, con un trasfondo social inevitable. Si le va bien a mi prójimo a mi tambien me va bien. Un sistema econóimico requiere de la salud de todos sus integrantes, permitir que individuos crezcan desaforadamente y en contra del fin común emula al cáncer y a su destructiva acción en el cuerpo.

Siendo esto así, se debe propiciar que las relaciones económicas recuperen la personalización y abandonen el anonimato, se debe diseñar una estrategia que conecte al consumidor con el productor.

Antes las relaciones económicas eran personalizadas debido a lo pequeño de los asentamientos humanos, pero el crecimiento poblacional y la creciente concentración poblacional en ciudades dificultó estas relaciones económicas amigables y nos volvió indolentes, descorazonados e insensibles del esfuerzo ajeno. Debemos pues retomar la relación directa y propiciar el conocimiento personalizado en las relaciones interpersonales. Los medios de comunicación virtuales, el internet, los E-mails, las redes sociales y en general todos los medios de comunicación virtuales, manejados en forma consciente, nos pueden ayudar a restablecer el camino y acercar a las partes.

Existe cada vez más mayor conciencia en los consumidores, existen cada vez más inquietudes sobre los alimentos y la salud. Ya la comida ecológica no es un cuento de Hippies sino que es una demanda creciente de ciudadanos en los que despierta la conciencia no solo de alimentarse mejor y más saludable sino también de no afectar a la naturaleza con su consumo insensato.

Existen unos técnicos y profesionales del agro que ven en la agricultura y ganadería ecológica u orgánica una alternativa viable, tanto desde lo personal como desde lo social. Cada vez más ellos profundizan en conocimientos científicos y sensibles en la agricultura ecológica; cada vez existen mayores experiencias exitosas en todo el mundo que derrotan con hechos el prejuicio de que la agricultura orgánica no es posible ni económicamente viable. Esos científicos, profesionales y técnicos deben entrar a participar activamente en las actividades del campo, convirtiéndose en unos garantes de la salubridad y la calidad de los alimentos a través de unas asesoría articuladas y programadas a productores.

En nuestro país muchos campesinos se niegan a seguir la lógica viciosa de la agricultura convencional que los somete a ser dependientes, a ser economicamente debiles y hipotecar su futuro y el de su familia. Algunos habitantes de las ciudades ven en el campo una salida inteligente a la situación de crisis social y económica actual, convirtiéndose en los neorurales, personas que vuelven al campo y que lo hacen no para repetir errores impuestos por la industria química convencional, sino para buscar alternativas inteligentes a través de la agroecología, la permacultura y la agricultura ecológica, orgánica o biológica. Muchos finqueros y hacendados pequeños y medianos están cansados de trabajar duro para obtener cada vez más escasos recursos, no estan conformes con sus cada vez menores ingresos lo que los hace reflexionar y girar hacia producciones alternativas mediante las que recobren ingresos dignos para su actividad.

Esta situación actual con los consumidores, con los profesionales y técnicos, y con los productores hace que el terreno esté abonado para implementar una estrategia articuladora, mediante la cual todos ganen y se beneficien.

Los consumidores recibirán alimentos sanos con una clara transversalidad, proveniente de personas que se conocen y con quienes interactúan.

Los productores producen a partir de una demanda clara, estudiada y definida, produciendo con seguridad sin verse sometidos a situaciones de incertidumbre comercial. Lo que producen esta vendido y por lo tanto se pueden dedicar con mayor fuerza a producir más y mejor. Concentran todos sus esfuerzos en la producción, haciéndola compatible con la naturaleza y con nuestra real riqueza: la biodiversidad y el agua. Además los productores y campesinos bajo esta nueva actitud, podrán destinar esfuerzos liberados, para dar valor agregado a sus productos, buscando la diferenciación que se traducirá en mayor competitividad y mejores ingresos.

Los científicos, profesionales y técnicos apoyan la producción, diseñan la programación de siembras acorde con la demanda, capacitan a más profesionales, técnicos y productores, apoyando su asesoría en el ejemplo y en los casos exitosos, incrementando la producción ecológica necesaria para satisfacer la creciente demanda conciente.

El comercio responsable y justo, acerca a las partes con información veraz para facilitar el flujo de mercancías. Invita a consumidores a cambiar hábitos y fomenta con los productores negocios viables y rentables mediante una producción ecológica responsable. A su vez anima a productores a ser empresarios que den valor agregado a sus productos a través de la diferenciación ecológica, para transformarlos y enriquecerlos, dándoles valor agregado en forma responsable y en armonía con su entorno.

Bajo este esquema se fortalece a un gran numero de productores, se alcanzan empleos dignos para más personas, por fin nuestros profesionales y técnicos del campo avanzan como lo merecen; y en general todos obtienen mayores utilidades económicas, pero permitiendo también la obtención de resultados sociales desde lo ambiental, la salud y la fraternidad.

Un ejemplo práctico de ello lo estamos ya construyendo COAS y ECOSOL con productores, campesinos y consumidores conscientes, haciendo que este sueño se cumpla y sea una realidad evidente.

En esta unión COAS se encarga de la asesoría y coordinación de la producción primaria ecológica, interactuando con productores y campesinos organizando una asociatividad productiva en forma dinámica. ECOSOL SAS apoya el proyecto mediante sus cinco programas:
Finca Modelo Ecológica Agrosilvopastoril San Martín, Granada, Antioquia
Red de Consumidores Concientes.
Asesoría en el Modelo de Desarrollo empresarial Alternativo
Asesoría Derecho del Medio Ambiente, Defensa de la Naturaleza.
Jardines y Huertas renovados para casas de campo y unidades residenciales.

Tengo certeza que este modelo se puede replicar a nivel nacional, para que por fin, llegue la justicia, la dignidad y la equidad a nuestro hermoso campo colombiano.

JCAL

miércoles, 28 de agosto de 2013

UN NUEVO MEMORIAL DE AGRAVIOS…

A PARTIR DEL MEMORIAL DE AGRAVIOS DE HACE 200 AÑOS… o de cómo, no es mucho lo que avanzamos… (lo que se encuentra entre comillas y en letra itálica es escrito hace más de 200 años)

Sospechando que éste Memorial de Agravios tampoco será tomado en cuenta por el gobierno de turno, tal como le sucedió al celebre memorial presentado por Camilo Torres, es decir, presupuestando que a quienes lo dirijo no lo tomaran en cuenta y lo ignorarán, no obstante, ello, lo escribo con la esperanza, que como el otro, sea este una semilla de una renovación social para la época.

Lo dirijo al Gobierno de Juan Manuel Santos, no porque considere que nuestro actual Presidente sea la causa de todos los males como algunos del “puro centro” lo hacen creer, sino por ser el actual Presidente de nuestra Nación y por ende el receptor indicado de la queja presente.

Pero este memorial, se remite a nuestros dirigentes todos, a aquellos que han ostentado poder bien sea legitimo o ilegitimo, a los jefes de derecha, de izquierda, de arriba, de abajo… a todos!!! ... requiriéndolos a que de una vez por todas, en un futuro próximo, cesen las frustraciones históricas y las penurias presentes del pueblo colombiano, acrecentadas hoy por los presentes abusos de las grandes corporaciones, la insensibilidad de nuestros encomenderos locales, la violencia inaceptable de nuestros revolucionarios, el terror de los bandidos que pululan y florecen en todos los rincones de nuestras ciudades y campos, y las consecuencias imposibles de las últimos compromisos suscritos por nuestros “lideres” con las potencias del Norte y sus dueños a través de los denominados TLCs. Es urgente la redención popular, la reforma de los abusos que han oprimido a la nación, la erradicación de la violencia como expresión de los excluidos y los poderosos, y la existencia de normas equitativas y benéficas que estrechen los vínculos de fraternidad y amor que deben existir entre los conciudadanos y entre la humanidad en general. “Jamás podrá haber un amor sincero y fraterno entre los pueblos, sino sobre la reciprocidad e igualdad de derechos. Cualquiera que piense de otro modo no ama a su patria, ni desea intima y sinceramente su bien”.

El pueblo colombiano ve con un profundo dolor, como nuestras autoridades, con ciudadanos merecedores de menor consideración, son extremadamente diligentes y acuciosos, para propiciar con ellos espacios de dialogo en nuestro suelo e incluso en el extranjero, definiendo mesas de trabajo para la paz bajo toda una gran parafernalia, mientras que con campesinos, obreros, estudiantes, pequeños y medianos empresarios se cierran posibilidades, se niegan oportunidades, y
se llega incluso a acudir a la fuerza bruta vestida de terminator. Respecto a diálogos y acuerdos sociales no debe
haber la menor diferencia entre grupos armados y sociedad civil. Establecer un trato diferencial en este sentido sería destruir el concepto de democracia y sería suponer un principio de degradación. “Desaparezca, pues, toda desigualdad y superioridad de unas respecto a otras. Todas son partes constituyentes de un cuerpo político, que recibe de ellas el vigor, la vida”.

¿Quién hay en el mundo que no conozca la importancia de Colombia por sus riquezas? Pero los políticos de siempre, los bandoleros, las guerrillas, los mafiosos, los paramilitares, las bacrim, los encomenderos de antes y los de ahora, las grandes corporaciones locales y multinacionales, los “inversionistas” especuladores, los “inversionistas” extractivistas, los mineros de antes, los mineros de hoy… todos, han concentrado riquezas, han generado pobrezas, han proveído desigualdad y violencia, han permitido o suscitado apropiaciones injustas, han extraído bonanzas…. “De dónde han manado esos ríos de oro y plata, que, por la pésima administración del gobierno, han pasado, por las manos de sus poseedores, sin dejarles otra cosa que el triste recuerdo de lo que ha podido ser con los medios poderosos que puso la Providencia a su disposición, pero de que no se ha sabido aprovechar.”

Es por eso que los colombianos le demandamos con vehemencia, Señor Juan Manuel Santos, se corrijan, de una vez por todas, las políticas nefastas y perversas que sufrimos; y en su lugar se tomen las siguientes medidas, como un abrebocas a una renovación social profunda que requerimos los Colombianos y la Humanidad entera.

1. Reducir el precio de la gasolina en por lo menos $3.000 por galón, modificar la formula ideada por Pastrana, conservada por Uribe y continuada por Usted. Muchas de nuestras ineficiencias económicas actuales provienen de esta medida.

2. Evitar que los capitales golondrina ingresen al país como Pedro por su casa. Controlar la inversión extranjera, para que luego las medidas monetarias complementarias contra la revaluación, den su fruto. La confianza inversionista no puede convertirse en alcahuetería con el inversionista extranjero. La revaluación del peso está acabando con el sector productivo e industrial colombiano.

3. Renegociar los TLCs con USA y Europa en lo que tiene que ver con el agro. Estos sectores que carecían de lobistas y de verdaderos representantes en las mesas “de al lado” y en las mesas de negociación de los tratados, fueron sacrificados. Su sacrificio es la muerte de la Patria. Junto a renegociación agrícola en los TLCs, también se debe impedir la propiedad intelectual e industrial para los productos de la naturaleza, dejar sin validez las patentes de productos agrarios desobedeciendo los intereses mezquinos de grandes corporaciones, derogar la Resolución 970 del ICA, proteger la UAF, impedir la siembra de transgénicos en Colombia, ...

4. Elevar al rango constitucional los derechos de la Naturaleza. La biodiversidad, el agua, los bosques y la agricultura deben primar sobre los intereses mineros extractivistas y destructores del medio ambiente. Reformar el código Minero y su legislación vigente, la cual todavía se ampara en los principios y fundamentos del Código de Minas que el Estado Soberano de Antioquia adoptó en 1867.

5. Impulsar la agricultura ecológica u orgánica como verdadera respuesta estructural a la situación del campo y a la alimentación alimentaria. Los apoyos agricolas se orientarán con prioridad hacia la agricultura ecologica, organica o biológica y hacia los empresas que generen valor agregado a partir de ella. Complementariamente se debe exigir el etiquetado de los productos que tengan ingredientes transgénicos (OMG).

6. Humanizar la salud, liberándola de las cadenas financieras y de rentabilidad de los mercaderes, devolviéndosela a los médicos y a su real sentido humanitario. La salud no puede seguir viéndose como un negocio, sino como un servicio de la más alta calidad humana. El Estado debe apoyar las entidades y médicos que presenten un servicio de salud a los ciudadanos.

7. Reorientar la educación, no como una estadística, sino como una forma efectiva de cambiar a nuestra sociedad, entregándole al niño y al joven lo que realmente requiere. Los maestros se dignificarán y se les reconocerán con creces sus aportes invaluables. La pedagogía se reestructurará hacia las verdaderas necesidades humanas y espirituales del niño y el joven.

… (más)…

“Porque no son las riquezas precarias de los metales, las que hacen estimables las Américas, y las que constituyen en un grado eminente sobre toda la Europa. Su suelo fecundo en producciones naturales que no podrá agotar la extracción, y que aumentará excesivamente, a proporción de los brazos que los cultiven. Su templado y variado clima, donde la naturaleza ha querido domiciliar cuantos bienes repartió, tal vez en escasa mano, en los demás; he aquí las ventajas indispensables que constituirán a la America, el granero, el reservatorio y verdadero patrimonio del mundo entero.” …

“Su situación local, dominando dos mares, el océano Atlántico y el Pacífico… con puertos en que puede recibir las producciones del norte y mediodía; ríos navegables, y que lo pueden ser; gente industriosa, hábil, y dotada por la naturaleza de los más ricos dones del ingenio y la imaginación, si, esta situación feliz, que parece inventada por una fantasía que exaltó el amor de la Patria, con todas las proporciones que ya se han dicho, con una numerosa población, territorio inmenso, riquezas naturales, y que pueden dar fomento a un vasto comercio; todo ello constituye a Colombia (Nueva Granada)…

“¡Bárbara crueldad del despotismo, enemigo de Dios y de los Hombres, y que solo aspira a tener a éstos como manadas de siervos viles, destinados a satisfacer su orgullo, sus caprichos, su ambición y sus pasiones!”

“¿Hasta cuando se nos querrá tener como manadas de ovejas al arbitrio de mercenarios, que en la lejanía del pastor pueden volverse lobos? No se oirán jamás las quejas del pueblo? No se le dará gusto en nada? No tendrá el menor influjo en el gobierno, para que así lo devoren impunemente sus sátrapas, como tal vez ha sucedido hasta aquí? Si la presente catástrofe no nos hace prudentes y cautos, cuando lo seremos? Cuando el mal no tenga remedio?”…


POSDATA: Un día como hoy (23 de agosto), también tengo un sueño, y sé, además, que ahora es el momento…

JCAL

jueves, 8 de agosto de 2013

ASI HABLÓ EVO

Aquel jefe de estado al que muchos subvaloran con palabras ladinas de tinte racista, aquel al que muchos no escuchan porque su tono es diferente al de los hispanizados, aquel al que la gran mayoría de pseudointelectuales ignoran y lo tildan de ignorante, aquel primer hombre indoamericano en el poder, aquel... simplemente un 30 de junio, hizo honor a su nombre y nos volvió a parir.

EVO obviamente viene de EVA, y sabemos que todo nombre viene con su carga y su fuerza; está en el individuo matizarla a una y potencializarla a la otra. Nuestra madre EVA, nuestra incomprendida matrona, condenada a priori sin derecho a defensa, aquella madrina incomprendida, aquel rasgo mitocondrial vilipendiado pero persistente en todas las razas humanas, aquella creadora del amor, de la vida y la sensibilidad, aquella dueña de la agudeza y la duda, aquella... tenía que inspirar desde lo eterno a su hijo EVO... y de que manera.

La incomprendida, la juzgada, la subvalorada de siempre, emulada, ya se porque razón, por dos indígenas anónimos del alto Perú, le habló al centro del mundo y lo hizo!!! pero para hacerlo en forma contundente, se acompañó de la coherencia y de la humildad.

Bolivia, la patria soñada del Libertador, su emblema fallido constitucional para la Colombia continental, el pasado 30 de junio de 2013, justificó su autonomía e independencia, valoró sus luchas y la del padre libertador, libró su formación incomprendida por coterráneos.

La matriz incomprendida, acompañada por el espíritu de libertadores, fue el génesis del reclamo más contundente y elegante que algún americano hubiese hecho jamás, en forma tan clara, al centro de la civilización moderna.

Así habló el incomprendido, el subvalorado, el humilde... así habló nuestro EVO ante la Comunidad Económica Europea:

"Aquí pues yo, Evo Morales, he venido a encontrar a los que celebran el encuentro.
Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace solo quinientos años. Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante.
Nunca tendremos otra cosa.
El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.
El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.
El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.
Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.
¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.
¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!
¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!
¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.
Yo, Evo Morales, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.
Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan ‘MARSHALLTESUMA”, para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.
Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no.
En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal.
En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo.
Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman según la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar.
Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.
Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.
Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.
Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre?
Aducir que Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.
Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los indoamericanos.
Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica…”


Que orgulloso me siento...

JCAL